Comparar listados

¿Qué es el racismo inmobiliario?

¿Qué es el racismo inmobiliario?

En tiempos de tanto movimiento migratorio, no es extraño encontrar actitudes retrógradas en todos los sectores de la sociedad. Hoy te invitamos a conocer un poco sobre el racismo inmobiliario, por qué se caracteriza y cuáles son sus causas.

Racismo inmobiliario: No se alquila a extranjeros

El racismo inmobiliario es como definición, todas aquellas actitudes que impliquen cierta discriminación hacia una persona que quiere alquilar, comprar o invertir en un inmueble, por criterios de su nacionalidad o raza.

Aunque los prejuicios pueden encontrarse a todos los niveles sociales, muchas personas que poseen inmuebles imponen trabas o descartan de inmediato el rentarles un piso a extranjeros o inmigrantes. En parte porque temen a impagos, y mayormente porque albergan malas opiniones, o tal vez malas experiencias con este tipo de personas.

No es para nadie un secreto que a veces los extranjeros se encuentran en situación de irregularidad en un país, y que esto afecta directamente su capacidad para auto-sustentarse mediante un empleo regular.

Sin embargo, este no siempre es el caso, y aunque algunos propietarios se aseguran de contar con contratos de renta totalmente legalizados, aún pueden mostrarse reacios a permitir la entrada de extranjeros como huéspedes a sus inmuebles.

racismo inmobiliario

Más aún, en muchos países, las empresas inmobiliarias descartan directamente hacer tratos con extranjeros aunque tengan el mismo nivel de ingresos y situación que los nacionales. ¿Y las consecuencias?

La más grave consecuencia del racismo inmobiliario es que muchos extranjeros viven en condiciones de hacinamiento o se ven obligados a alquilar una habitación y no una vivienda, a pesar de contar con una situación económica favorable.

¿Cómo saber si estamos ante una situación de racismo inmobiliario?

No siempre somos capaces de detectar si nosotros o alguien que conocemos se encuentra en esa situación. Algo que resulta crucial para evitar malos entendidos y desencuentros.

Así que presta atención si:

  • Estás siendo víctima de acoso inmobiliario. Es decir, de prácticas antisociales basadas en el acoso y el abuso para forzarte a irte de tu casa, ya sea esta propia o arrendada.
  • El casero cambia el precio y el tiempo de pago de la renta. Cuestión fácilmente comprobable al preguntarle a vecinos u otras personas que también sean arrendatarios.
  • El propietario de la vivienda incumple términos del contrato: pues usualmente piensa que temerás denunciarlo a las autoridades competentes.
  • Se te ha ofrecido una vivienda en malas condiciones a pesar del precio. Normalmente  a los extranjeros se les ofrecen peores viviendas y se les piden más requisitos que a los nacionales.

Entonces, ¿realmente existe el racismo inmobiliario?

La respuesta definitiva es Sí. El racismo inmobiliario existe por parte de particulares y de agencias inmobiliarias a pesar de que estas instancias lo nieguen.

Por ello, actualmente se defiende la necesidad de una Ley Integral para la igualdad de trato y la no discriminación en el ámbito inmobiliario. Así mismo se propone crear servicios de asesoramiento e información o la mediación en alquileres.

Sin embargo, la solución más inmediata pero realista para el racismo inmobiliario es que los extranjeros alquilen a través de amigos o familiares.

¿Ya conocías este término? Te invitamos a que compartas con nosotros tu opinión al respecto.   

img

Thais Puentes

Artículos Relacionados

Marketing inmobiliario en Facebook: ¿Cómo implementarlo?

Si estás lanzando tu negocio inmobiliario en las Redes Sociales, puede que ya te hayas preguntado...

sigue leyendo
por Thais Puentes

Marketing Inmobiliario en Instagram: Trucos y Consejos

Sin dudas las redes sociales son, hoy más que nunca, parte esencial de cualquier estrategia de...

sigue leyendo
por Thais Puentes

¿Qué es un promotor inmobiliario?

Quizás te hayas preguntado qué es un promotor inmobiliario y cuáles son sus funciones. Tal vez...

sigue leyendo
por Thais Puentes

Únete a la discusión