Comparar listados

Capitolio de La Habana

Capitolio de La Habana

El Capitolio Nacional de Cuba. Símbolo notable de la ciudad de La Habana y una de las grandes edificaciones de Cuba. De gran riqueza arquitectónica, suntuosamente ornamentado, de líneas puras y bellas proporciones. En toda la confección del edificio se emplearon materiales de excelente calidad, tales como: mármoles italianos, los detalles en paredes, techos, puertas y lámparas, la mayoría se fundieron en Francia. El Capitolio es admirado tanto por nativos, como extranjeros. Fue declarado Monumento Nacional por la Resolución 04 del 15 de noviembre del 2010. En la actualidad esta majestuosa obra está siendo objeto de una importante restauración a cargo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Una ancha escalinata de granito, con 55 escalones, 36 metros de ancho y 16 de alto, conducen al pórtico del edificio… A ambos lados del fin de la escalera aparecen dos impresionantes grupos escultóricos de bronce con pedestal de granito, del italiano Angelo Zanelli, una masculina y la otra femenina, tienen una altura de 6,70 metros y representan la primera el progreso de la actividad humana y la segunda la virtud tutelar del pueblo.

Ese zaguán lo forman dos macizos en los extremos y doce columnas de orden jónico, seis en primera línea y las otras en la segunda línea de muros. Los pilares destacan por sus enormes dimensiones, de diámetro poseen 1,55 metros y de altura 14,10 metros. Sus capiteles jónicos y romanos de dos caras también asombran por sus tamaños. Motivos del recibidor, ubicados en todas las puertas y los paneux laterales, lo constituyen los recuadros de mármol Boticcino esculpidos por Angelo Zanelli.

Las logias están constituidas por las columnas con sus bases y capiteles decorados, formando entre ellas nueve intercolumnios, en cuyos ejes están las amplias ventanas que dan al Salón de los Pasos Perdidos y que miden 1,96 metros de ancho por 7,10 de altura. Sobre esas ventanas se destacan como hermosos motivos de decoración los recuadros esculpidos o metopas labradas en piedra en bajorrelieve, inspirados en temas simbólicos de la vida cubana.

Los decorados correspondientes al lado derecho del pórtico capitolino simbolizan el comercio terrestre, la molienda, el trabajo, la minería, la instrucción, la cerámica, la justicia, la mecánica, la familia, la industria ligera y el comercio marítimo. Los del ala izquierda representan a los descubridores, la siembra, los leñadores, la carpintería, el tabaco, la metalurgia, la agricultura, la caña, la forja de metales, la destilería y las hilanderas.

Existen otras cuatro metopas en cada uno de los pabellones extremos, tres de las cuales se hallan en sus frentes correspondiendo a sus tres intercolumnios. En el pabellón de la derecha están representadas la danza, la música, la poesía y la arquitectura. En el de la izquierda: las matemáticas, la química, la astronomía, y la física.

La Cúpula

Su elegancia hace reconocer al edificio desde diversos puntos de La Habana, cuya altura alcanza los 91,73 metros. Atravesando el pórtico central llegará a la rotonda bajo la cúpula. Una vez ahí si observa hacia ambos extremos verá que siguen las dos alas del Salón de los Pasos Perdidos, de estilo ecléctico y dispuesto para grandes recepciones.
En su centro se halla el brillante de 25 kilates, directamente bajo la aguja central de la cúpula, fijando el punto de partida de todo el sistema de carreteras del país, y también como sitio divisorio entre la Cámara y el Senado”.
En el estudio en Roma

En su nicho se aprecia la Estatua de la República, con un peso de 30 toneladas y una altura total de 14,60 metros, descansa sobre un pedestal de mármol de 2,50 metros. Es la figura de una mujer joven de pie, vestida con una túnica, con casco, escudo y lanza, para su modelaje se escogió a la cubana Lily Lalty. Fue esculpida por Angelo Zanelli, autor del Altar de la Patria, que forma parte del monumento al rey Víctor Manuel, en Roma. Es la tercera estatua bajo techo en el mundo en tamaño, superada solo por el Buda de Oro de Nava, Japón y la de Abraham Lincoln en el mausoleo erigido en su honor en Washington.

Se destacan en la cúpula los escudos de las antiguas seis provincias cubanas, mientras al final de cada una de las salas están las puertas de acceso a los salones y galerías, coronadas con el escudo nacional en bronce.

Salones

Por el ala norte y a la derecha está el Salón Baire, que fuera sala de conferencias y protocolo de la Cámara de Representantes. En los vestíbulos de los ascensores y escaleras, de decoración sencilla, sobresalen las puertas de bronce y el zócalo de mármoles rosados y ocres, respectivamente.

Salón Bolívar, conservado con su mobiliario original y con sus espejos venecianos, que intenta reproducir el ambiente refinado de Francia en la época de Napoleón Bonaparte.

Salón de los Pasos Perdidos

Salón Baraguá, de estilo neoclásico, destinado originalmente como lugar de trabajo de las secretarías de la Cámara de Representantes. Y al final, la galería de circulación, con puertas y balcones que la aportan frescura y claridad al hemiciclo Camilo Cienfuegos, otrora Cámara de Representantes. Este emblemático espacio conserva su mobiliario y distribución originales.

Salón Martí, al centro, con un bello cromatismo y de estilo renacimiento italiano. Su decorado interior alude a las musas del saber y del pensar, que dan un real sentido a su uso, servir de antesala a la biblioteca dedicada al más grande de los cubanos.

Esa biblioteca, antes reservada a los congresistas, conservó gran parte del mobiliario original. Fue una sala de consultas y referencias de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.

En todos los salones y galerías se reiteran rosetones con las iniciales, entrelazadas, de la República de Cuba. Creadas por artistas cubanos, pero fundidas principalmente en Francia, las lámparas poseen diseños diferentes de un salón a otro.

Se aprecia el trabajo de los techos y puertas de los salones Yara y Jimaguayú, destinados a las reuniones de los comités de la Minoría y de la Mayoría parlamentarias.

Parte posterior del edificio

Se halla el vestíbulo que conduce a las Escaleras de Honor, la cual debe su nombre a que sólo podía ser utilizada por los parlamentarios.
Lápida a los que dieron su vida
Durante la construcción del Capitolio cinco obreros perdieron la vida. Hoy sus nombres permanecen grabados en una lápida. Y reza.

Dirección: Paseo del Prado 422 e/ San José y Dragones, La Habana Vieja
Horarios: De lunes a viernes, de 9 a 20 h.

 

Tomado de: La Red de Cuba

img

Humberto Hernandez

Artículos Relacionados

¿Que llevar a Cuba en tu viaje de turismo?

Si estás planeando tu viaje a la isla o es un destino que tienes en mente para visitar algún día, seguramente te preguntarás: ¿Qué llevar a Cuba? ¿Cuáles son esos objetos que no se pueden entrar al país? ¿Qué ropa debo empacar?

sigue leyendo
por Thais Puentes

Dinero en Cuba. Todo lo que debes saber.

El dinero en Cuba siempre ha sido un tema complicado o al menos difícil de entender para muchos....

sigue leyendo
por Thais Puentes

Transporte privado en Cuba

Nuevas regulaciones para el transporte privado en Cuba Como parte del proceso de reordenamiento...

sigue leyendo
por Humberto Hernandez

Únete a la discusión

A %d blogueros les gusta esto: